Buscar este blog

Gracias por tu visita, por estar aquí y compartir...

martes, 20 de diciembre de 2011

PENSAMIENTO POSITIVO PARA NAVIDAD.


    Para atraer sólo lo positivo a tu vida, lo primero que 
    debes hacer es erradicar lo negativo. Tu pensamiento y 
    tus palabras son las formas de comunicarte con con tu 
    interior y con el mundo. ¿Cómo pretendes que te llegue 
    sólo la energía positiva si te empeñas en atraer la 
    negatividad mediante pensamientos y palabras 
    negativas? No te expreses negativamente de nadie,
     menos de ti mismo. No hables mal de nadie, menos de ti
     mismo. Porque a través del pensamiento y la palabra 
    decretas lo que eres y lo que deseas para tu prójimo. 
    Recuerda que eso que deseas para los demás, lo deseas 
    para ti mismo. Que sólo quepan pensamientos positivos 
    en tu cabeza y palabras de amor en tu boca. Siempre.

Si deseas amor, paz, felicidad y éxito en tu vida, llena tu 

interior de todo esto positivo y compártelo, porque toda 

buena semilla que siembres, la buena  cosecha estará 

asegurada por siempre en tu vida, y eso hará que los 

seres que amas aprendan de ti, y todas las acciones, 

actitudes y sentimientos positivos se extiendan 

rodeándote y empapándote en ellas.

    Dios premia a quienes son buenos, humildes y 
    bondadosos de corazón, guiando sus vidas, 
    cubriéndolos de amor y bendiciones.   

ESTOS SON MIS DESEOS DE NAVIDAD PARA TI.










BENDICIONES Y FELIZ NAVIDAD .

 Victimizarnos, responsabilizar a los 

demás de lo que nos ocurre, es la 

manera más sencilla de no enfrentar 

las consecuencias de nuestras 

decisiones y de nuestros actos. La

 única forma de lograr madurez 

emocional y de cambiar lo que no nos

 gusta es asumiendo la 

responsabilidad de nuestra vida. Y son

 palabras mayores: no se vale que tu

 pareja, tus hijos o tus padres tengan 

la culpa de que las cosas no te salgan

 bien. En realidad, la responsabilidad

es tuya porque tú tomaste las 

decisiones más importantes de tu vida:

 con quién te casaste, qué carrera 

cursaste, qué empleo tomaste. Todas


 son decisiones tuyas: ser feliz o ser

 infeliz es una decisión completamente

 tuya y de nadie más. Sólo en tus 

manos está la posibilidad de cambiar y

 ser feliz. Recuérdalo siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario