Buscar este blog

Gracias por tu visita, por estar aquí y compartir...

martes, 20 de septiembre de 2016

SI BUSCAS COMO MEJORAR LA RELACIÓN DE PAREJA...AQUÍ ENCONTRARÁS CONSEJOS Y RESPUESTAS...


En una pareja siempre hay crisis, peleas, celos, etc. pero si el amor es grande y fuerte, todo eso se supera... pase lo que pase...
Quiero levantarme un día en un futuro y decirte: mira como han pasado los años y aún te sigo queriendo igual que ayer...
Lo que hace que una relación sea exitosa no es pensar igual, sino pensar juntos...
Si nuestro objetivo es alcanzar correctas relaciones humanas debemos:
1ro) Desacreditar pensamientos que han quedado grabados y han generado muchísimo dolor. Como, por ejemplo: "está mal que el hombre sea sensible", pues esto se interpreta como un signo de debilidad. "El macho se la aguanta". Para entender bien este tema es importante que marquemos la diferencia entre un hombre y un macho.
¿Cuáles son las características de un macho?
1) Jamás expresa sus sentimientos (salvo el enojo y la ira). 
2) Siempre ordena. 
3) Se las sabe todas (no puede permitirse un error). 
4) Debe poder con todo. 
5) Piensa que la responsabilidad de la casa es sólo de la mujer, darle una mano con los hijos o las tareas es rebajarse. 
6) Lo único importante es que él alcance la satisfacción. 
7) La mujer sólo está para servirlo. No debe hablar ni pensar (porque no sabe hacer esto).
El "hombre" en cambio es un ser que sufre, siente, se angustia, ama, se deprime, al igual que la mujer, la única diferencia es que le han enseñado a no registrar esos estados o a callarlos.
La realidad es que ni la insensibilidad ni la brutalidad tienen que ver con la hombría.
Que el campo emocional sea un espacio muy experimentado por las mujeres no implica que el hombre no apoye sus pies sobre esos pastos. Piensen ustedes ¡Qué difícil debe ser sentir miedos o angustias y no poder expresarlas! Las mujeres no podemos ignorar esto y debemos aprender a comprenderlos.
Fundamentalmente en este tiempo donde el hombre se encuentra tan presionado por las circunstancias.
Aquellos que asumen la responsabilidad de formar una familia, conviven con temores como: a perder el trabajo, a no poder responder económicamente, a tener alguna discapacidad.
La anestesia emocional, en la que muchos sujetos se encuentran, genera silencios con demasiado ruido que terminan, con el tiempo, separando, dejando su huella de dolor y frustración.
Por eso es importante que nosotras generemos un puente de comunicación lo suficientemente firme para que nuestra pareja sepa que hay alguien dispuesto a escucharlo sin juzgar ni condicionar su pensamiento o conducta.
Otro pensamiento que debemos desacreditar nosotras las mujeres es "él es así pero cuando este conmigo va a cambiar" o "con mi amor lo voy a transformar". Esa es una gran mentira.
Porque en este caso nos sería una transformación sino una manipulación.
Si el hombre con el que estamos no cumple nuestras expectativas no pensemos en transformarlo, aceptémoslo como es o dejemos de salir con él.
2do) Evitar la competencia: Debemos comprender que una relación no es un carrera de formula Uno dónde hay que pelear por el primer puesto. Cada experiencia debe ser tomada como un nuevo aprendizaje, un nuevo desafío "a vencer juntos"(esa es la clave).
3er) Evitar fundamentalmente la descalificación mutua: los problemas no se solucionan marcando constantemente el error del compañero.
Debemos cuidar nuestras palabras y conductas. Aprender a ver en la ira, la indiferencia o el rencor, claras manifestaciones de odio que nos alejan del otro e interrumpen cualquier tipo de comunicación normal.
Cuando esto ocurre se generan relaciones enfermizas, donde la descalificación, la competencia, el paso de facturas, son moneda corriente en el diario vivir. Lo peor que le puede pasar a un ser humano, sea del sexo que sea, es no tener con quien compartir sus inquietudes, sus dolores, miedos, anhelos e ideales.
Esta falta de diálogo trae aparejado la soledad en la pareja, que nos va tornando extraños uno de otro.
Sin darnos cuenta llega un día en que ya no sabemos cómo piensa, qué siente o qué desea aquel que duerme a nuestro lado. Se abre entonces una brecha de enojo o indiferencia donde ya no tiene cabida el "nosotros".
Esto afecta directamente a los hijos. Cuando se desata una ola de odio entre marido y esposa aparece la dureza, la crueldad y la opresión en todas las relaciones humanas. Esto genera a su vez emociones de venganza y temor en las partes involucradas.
Si tuviéramos que definir sintéticamente cada rol diríamos que: En el caso del hombre:
El de conducir a su familia. (Fíjense el término que he utilizado, dije "conducir", no dominar o someter). Establecer la disciplina, marcar la ley y el orden. (No por medio del temor ni del castigo, sino por medio del amor porque sólo a través del amor puede haber justicia en las decisiones).
Mostrar al niño el camino hacia el futuro y guiarlo en la solución de los problemas que plantea la sociedad. (Pero, cómo ese hombre le va a mostrar un camino que no ve? O cómo le puede dar soluciones que él no encuentra?
De ahí que sea tan importante trabajar en el autoconocimiento, porque de esta forma va a poder determinar lo que es justo y correcto más allá de que la sociedad lo viva o no.
Trabajar para proveer a su familia del techo y del alimento cubriendo así todas sus necesidades básicas.
Proteger a sus seres queridos.

En el caso de la mujer:
Debe dar calidez. (La calidez es ese toque especial y bien femenino que hace que una casa se transforme en un hogar).
Preocuparse por la educación intelectual y espiritual de sus hijos. (Debe comprender que cada instante es un tiempo de aprendizaje. Que debe mantener sus SI y en su NO, cueste lo que cueste).
Proveer a su familia de atención y cuidados. (Y esto implica siempre una renuncia a sus tiempos y necesidades, por lo menos los 7 primeros años).
Realizar las tareas de la casa con el mayor amor posible. (Siendo muy agradecida con la Divinidad por permitirle tener una familia y no estar sola).
Preservar la armonía y unión en el hogar y en su pareja. (No poner a unos contra otros ni hacer diferencias).
Realzar los buenos modales y conservar las costumbres. Las palabras claves del hombre son: PRESENCIA Y SEGURIDAD.
Las palabras claves de la mujer son: COMPRENSIÓN Y AMOR. ¿Qué une la "presencia y seguridad" con la "comprensión y el amor"? El diálogo y la complementación.
Complementarnos es buscar puntos de coincidencia con el otro que vayan más allá del plano físico y emocional (en los que todos nos manejamos); debemos buscar esa unión en los planos mental y espiritual. Dialogar es conversar con el otro, aprender a escuchar sus palabras y fundamentalmente a entender sus silencios, e incluso llegar a conocerlo sólo observando sus conductas o movimientos.
Esta es una tarea apasionante, porque nos permite saber por ejemplo cuándo es el tiempo de hablar y cuándo no. En el caso de las mujeres: es saber cuándo él está mal y es tiempo de contenerlo, aunque no halla emitido ni una palabra. En el caso del hombre: es saber cuándo una caricia desinflará un enojo o cuándo es tiempo de apagar un rato la tele para escuchar lo que ella quiere decir.
Autora: Silvina Mazzei...
Frases para mejorar la relación de pareja...
Los dos sabemos del gran amor que nos une y que nada ni nadie puede separarnos. En estos momentos difíciles quiero que sepas que asumo mi responsabilidad y te pido perdón...
Lo que menos deseo tesoro mío es alejarme de ti y peor si es por una equivocación mía. Sé que ahora dudas de mi y es normal pero veras con el tiempo que mis disculpas son sinceras...
Se pasan los días y seguimos alejados; mi corazoncito está llorando y ya no quiero vivir sin ti. Por favor mil disculpas por haberte dañado. Esto no volverá a ocurrir...
Llegaste tú a mi vida y desde ese día ya no espero a nadie más...
Te prometí un día que siempre iba a estar en las malas y en las buenas y aunque nunca te lo recuerdo la promesa sigue guardada...
Te quiero, sin importar las peleas. Te quiero, sin importar los demás... 
Te quiero, sin importar lo que pienses. Así te quiero yo...
No importa cuan grande sean los problemas o las cosas que los separe, siempre debe primar el diálogo positivo y principalmente el amor...

Les deseo mucho amor en sus vidas, paz en el hogar felicidad en la relación y bendiciones de Dios en su presente y futuro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario